FANDOM


Episodio 1: No Todo en la Vida es Fácil
Temporada 1, Episodio 1
Portada 11
Información
Estrenado 6 de agosto del 2017
Historia Afrilina
Diamond Girl
AppleShiny!~
SekkiCat
Episodios
Anterior
"N/A"
Siguiente
"Episodio 2"
No Todo en la Vida es Fácil (生活の中ではないすべてが簡単です, Seikatsu no Nakade Wanai Subete ga Kantandesu en japonés) es el primer episodio de la primera temporada de la serie.

SinopsisEditar

La casa de Saori y Sanae Shimizu es bombardeada por la Teniente Bakudan y son obligadas a abandonarla y son separadas, probablemente siendo Saori asesinada. Sanae es protegida por una misteriosa chica la cual la ayudará a encontrar cobijo.

TranscripciónEditar

(Se puede ver la panorámica de una ciudad amurallada, con un gran castillo a uno de los lados. La perspectiva se va acercando hasta que se ve uno de los balcones del castillo con una mujer de pelo verde saludando a un gran público que hay en el patio, con una sonrisa insana.)

??? (voz femenina): Hace muchos años, la guerra devastó todo el mundo. Los continentes acabaron en ruinas, y los países supervivientes se agruparon para sobrevivir. En Japón, un clan llamado Kurai Chikyū asumió el gobierno, creando una cruel dictadura que perduró por tres siglos.

(Se ve a una mujer y un hombre de piel morena salir de ambos lados del balcón, dirigidos por un hombre de pelo verde. Ambos apuntan sus brazos hacia el patio donde están todos los presentes y se oye una gran explosión junto con gritos de dolor.)

??? (voz femenina): El clan, liderado por una maga que perdió su cordura hace mucho tiempo, realizó crueldades inimaginables, pero se mantuvo en la cima gracias al increíble poder de sus miembros.

(La escena cambia a un laboratorio donde un hombre corpulento experimenta con sustancias químicas. Una mujer pelirroja muy bajita con una armadura entra, escoltando a un preso demacrado y raquítico.)

??? (voz femenina): Sin embargo, el asunto tocó fondo cuando se decidió perseguir a toda una raza por un incidente en la corte.

(Se ve a la mujer de pelo verde furiosa, levantándose de su trono e incinerando con su cetro a un hombre que suplica de rodillas. Justo después, la mujer le hace unas señas a varios soldados que hay a ambos lados suyos, y todos salen de la sala armados.)

??? (voz femenina): Se creó una revolución clandestina que poco a poco se fue expandiendo, hasta que se crearon enormes revueltas a lo largo del país.

(La escena cambia a las calles de la ciudad, donde una mujer de pelo castaño con un brazo mecánico, montada en un robot gigante, lanza bombas por doquier, y al fondo una mujer joven con brazos de cristal afilado que va degollando a unos ciudadanos que se enfrentan a ella.)

??? (voz femenina): Sin embargo, el poder del clan era demasiado. No solo poseían humanos corrientes, sino que también grandes entidades de otras dimensiones, demonios e incluso alienígenas.

(Mientras se oye la voz, se ven imágenes de una mujer de pelo negro con flequillo y que viste un kimono; dos demonios, un hombre de pelo castaño con coleta y una mujer de pelo lila; y una mujer de pelo negro con alas pixeladas.)

??? (voz femenina): La revolución fue aplastada y la dictadura volvió a retomar su curso. Se cometían asesinatos, violaciones y torturas a diario. Pero entonces, algo cambió; contra todo pronóstico, la maga fue asesinada, y su segunda al mando, una mujer llamada Hanako Shimeteki, acató el cargo de Führer de Japón.

(Se ve un retrato de la mujer de pelo verde salpicarse de sangre, y la escena se difumina para ver a la mujer morena de antes sonriendo maliciosamente y sentándose en el trono visto anteriormente.)

??? (voz femenina): Pero con el nuevo gobierno, todo fue a peor… Se dictaminaron nuevas leyes que oprimían aún más a los ciudadanos, y las cenizas de la rebelión se habían extinguido completamente. O eso parecía a simple vista.

[OPENING]

(Oscuridad total. Tan sólo se puede escuchar un ruido de cadenas chocando entre sí, además de los sollozos y gruñidos de una mujer. Esta también está mascullando para ella misma).

???: (Rabiosa) Ese asqueroso… ¡¡¡TENGO QUE MATARLO!!!

(Se ilumina un poco la habitación, gracias a un farolillo que sostiene una sombra con forma de mujer. Se puede ver que la mujer que mascullaba tiene un pelo largo muy despeinado; y está desnuda, gravemente herida. Su cara tiene una expresión de enorme enfado.)

(La mano que no sostiene el farolillo se materializa para acariciar la cara de la mujer enfadada, mostrando unas largas uñas pintadas de color rojo.)

???: Mantenga la calma, Midori-sama. Ya sabe que tanta rabia no le ayudará a salir de aquí.

(La mujer de pelo verde levanta la cabeza para mirar a la sombra, que cada vez se materializa más. La mira enfadada y jadeando.)

??? (Midori): Para tí es muy fácil decir eso… ¡¡A TÍ NO TE HA MATADO UN NIÑATO, NI TE HA ENVIADO A ESTE ASQUEROSO SITIO!!

???: Le recuerdo que no puedo salir de aquí. Mi trabajo es enviar almas a este lugar. Debo vigilar entradas y salidas, así que estoy tan prisionera como usted.

Midori: ¿Y por qué no me sacas de aquí de una maldita vez? Se supone que estás aquí para servirme, estúpida.

???: No puedo sacar almas de la Dimensión Negra; solo regular y vigilar su entrada. Además, aunque pudiera sacar su alma de aquí, es imposible que reviva. Su cuerpo está demasiado dañado.

Midori: Ese asqueroso… ¿Cómo se atrevió a matarme…?

???: (Ríe de forma siniestra.) Tranquila. Debe tener paciencia, ya hay alguien que quiere llevarla de nuevo a la vida.

Midori: Son… Son ellos, ¿verdad? ¡Mis subordinados! Ellos vendrán a por mí. Al fin y al cabo soy su líder… (Comienza a sudar y a reír histéricamente) Lo soy, ¿verdad…? ¡¿VERDAD?!

Akiyama: Lo era, pero al parecer… Ya no.~ (La mujer se termina de materializar, y acerca su pálida cara de ojos rojos a la de la peliverde. Esta ríe de nuevo.) Mire esto… (Le enseña la palma de su mano. Por un momento, Midori puede ver la imagen de un hombre de apariencia joven. Su pelo es verdoso, y lleva un sombrero negro, a juego con una larga gabardina negra que impide ver su cuerpo.)

Midori: Es… Es él…

Akiyama: Por fin lo adivinó… Ahora, debo dejarla aquí. Tengo muchas almas de las que encargarme hoy… Al parecer hay mucha gente muriendo. (Suelta una pequeña risa, y se vuelve a transformar en una sombra. La mujer huye mientras la luz del farolillo se apaga poco a poco y la pantalla queda completamente negra.)

(Por último, se puede oír un gran grito de rabia proveniente de la joven de cabellos verdes.)

(Cambio radical de escena. Ahora se ve un dormitorio con dos camas: una con sábanas celestes y otra con sábanas rojas. Cada cama tiene su respectiva mesita de noche. La habitación también posee un pequeño librero, un armario y una cómoda con algunas plantas. El suelo es de madera y la pared donde está la cama de sábanas azules tiene varios posters de grupos de música japoneses de la época. Entre ambas camas, hay una gran ventana, con un pequeño borde por debajo donde colocan unos cojines.) (En la habitación hay una chica de pelo largo y rubio con mechas rosas y el flequillo tapándole medio lado de la cara, sentada en la cama de sábanas azules, vistiendo un pijama. Está hablando con otra chica que está sentada a su lado, la cual posee un pelo también rubio, pero esta tiene el pelo por los hombros. Ella también viste con un pijama. Estas jóvenes son Sanae y Saori Shimizu.)

Sanae: (Soltó un leve suspiro.) Todo es muy aburrido, nunca me dejas salir de aquí. Sólo tu puedes salir, pasarlo bien...

Saori: Sólo salgo de casa para comprar lo necesario, tampoco es nada divertido ni interesante.

Sanae: Pero debes haber conocido a alguien especial, ¿no? (Mira a la contraria con una pícara sonrisa.) Dime hermanita, ¿has sentido ya el amor?

Saori: (Rodando los ojos.) Vamos Sanae, siempre me preguntas eso y la respuesta va a ser siempre nula. (De repente, se escucha el sonido del reloj marcando las 12 de la noche.) Es hora de dormir. (Se acuesta y apaga la luz sin decir una sola palabra más.)

Sanae: ¡Eres una aguafiestas! ¡Nunca me cuentas nada! (La joven se tapa con las sábanas completamente, manteniéndose algo enfurruñada.)

(Las dos chicas se van a dormir, cada una en su respectiva cama.)

(Se puede ver a Sanae cerrando los ojos para dormirse. La oscuridad está presente durante unos segundos hasta que se empieza a escuchar de nuevo la voz de Saori, la cual se escucha cada vez más fuerte).

Saori: ¡Sanae, por favor despierta!

(Sanae abre rápidamente los ojos y ve a Saori, la cual está encima de su cama con una expresión preocupada en el rostro.)

Sanae: ¿¡Pero qué está pasando!?

Saori: ¿Lo oyes?

Sanae: ¿E-Eh?

(Saori abre lentamente la ventana de la habitación y se dispone a mirar por ella cuando otra explosión se puede escuchar, esta siendo un poco más cercana.)

Sanae: Algo ocurre ahí fuera…

Saori: Vámonos.

Sanae: ¿Qué?

Saori: ¡Vámonos!

(La joven coge rápidamente unas cuantas cosas de la habitación; las cuales guarda en dos mochilas, una para ella y otra para su hermana, y empuja a la contraria a salir del lugar, llevándola consigo misma para esconderse tras la esquina de la calle. De repente se escucha una gran explosión la cual deja completamente en llamas la mayoría de los hogares. A su lado, ve lo que era la casa de sus vecinos, pues ahora está en ruinas.)

Sanae: ¿C-Cómo es esto posible…? (Llorando desconsoladamente se abrazó a su hermana.) ¡No hicimos nada malo!

Saori: Son cosas que ocurren… (Una nueva explosión separa a las dos chicas, dejándolas casi inconscientes.) ¡S-Sanae!

Sanae: (La joven se encontraba magullada, sobándose la cabeza, la cual le producía un fuerte dolor por el golpe.) A-Ah… No oigo nada... (Camina desorientada por unos minutos con un pitido en el oído, y mientras tanto una pequeña granada se acerca por su espalda.)

(La chica se percata de la presencia de aquella bomba detrás suya demasiado tarde, esta explota y la joven protege su cara con sus manos, como acto reflejo pero sabiendo que no podría hacer nada por salvarse, en ese momento sus poderes no servirían de nada. Al cabo de un rato el humo de la explosión se disipa y Sanae abre los ojos algo asustada. Entonces, puede ver como un campo de fuerza color rojizo la rodea y como una chica de pelo negro, corto y alborotado que está posada delante suya mantiene aquel campo protector. Al poco rato, la chica lo disipa).

???: Cada día me da más asco la noche en esta ciudad, encima tenemos que intentar rescatar a las personas cercanas que están en sus casas, no nos basta con que los guardias nos ataquen… (La joven giró la cabeza para ver a Sanae, y suspira). ¿Estás bien?

Sanae: (Se levanta, con un poco de dificultad) S-sí, muchísimas gracias.

???: Sí sí, bueno… Te tengo que llevar a un lugar seguro y todo eso, así que vamos rápido y no te entretengas. Veamos… (gira la cabeza para observar si hay alguien más por ahí) Parece que sólo estás tú aquí. Venga, sígueme.

Sanae: ¿¡Cómo que sólo yo!? (Mira hacia delante y ve que Saori no está ahí). Mi hermana…

(Sanae sale corriendo, pero la chica de pelo corto la detiene, agarrándola del brazo.)

???: ¿A dónde vas? (Suspira.) Escúchame, no quería ser muy insensible, pero si ella no está por aquí es que la han matado.

Sanae: ¿M-Matado? (La joven baja la cabeza, con una expresión dolida en su rostro.) No puede ser...

???: Pff, parece que eres extranjera… (Suspira.) Lo siento mucho, pero así son las cosas por aquí, desgraciadamente...

Sanae: Prefería ignorar las condiciones en las que se encuentra el mundo ahora mismo… Se vivía bien... (Hace una pequeña pausa.) Estando tranquila.

???: (Frunce el ceño.) ¿Cómo podías vivir tranquila sabiendo todo lo que está pasando?

Sanae: ¡No es culpa mía! Ella… Quería protegerme de todo este dolor. Yo ni siquiera me imaginaba que esto fuera... Así... ¿Por cierto, quién eres...?

??? (Nicole): (Suspira.) Me llamo Nicole. Y ahora vámonos, llevamos demasiado tiempo hablando…

Sanae: Pero, ¡mi hermana está por aquí, estoy segura! (Intenta soltarse del brazo de Nicole.)

(De pronto, una bomba es lanzada justo a su lado.)

Nicole: ¡Joder, hoy están pesaditos con las bombas! (Agarra a Sanae del brazo y empieza a correr, alejándose de la bomba antes de que explote. Se choca con una chica muy alta, y retrocede unos pasos a causa del golpe) Mierda... (Sanae mira asustada hacia todos lados, sin entender nada.)

???: (Anda lentamente hacia las dos jóvenes, las cuales habían salido corriendo hacia la plaza, con una sonrisa en su rostro.) No te creas que os saldréis con la vuestra fácilmente. (Saca una pistola de su pantalón). Parece ser que todo el mundo se ha puesto de acuerdo hoy con saltarse el toque de queda. (Dispara, pero Nicole crea de nuevo el campo de fuerza, parando la bala).

Nicole: (Se gira a Sanae.) Oye tú, ¿cuáles son tus habilidades? Necesito que me cubras. Mis ataques tardan un poco en cargarse.

Sanae: E-eh… Si no lo recuerdo mal, hidroquinesis…

Nicole: ¿Ni siquiera sabes cuál es tu poder? (Suspira.) ¡Joder, necesito ayuda! Este campo de fuerza no dura para siempre.

(La mujer sigue disparando hacia el campo de fuerza creado por Nicole, pero un destello de luz la ciega por un momento, haciendo que deje de disparar y se le caiga la pistola al suelo).

(La creadora de aquel destello aparece tras ellas, revelándose su rostro. Su pelo es blanco y está recogido en una coleta, y va vestida con un uniforme escolar en tonos lilas y azules.)

???: ¡Nicole! ¿Estás bien? (Corre al lado de la chica, preocupada.)

Nicole: (Disipa el campo de fuerza) ¡Muchas gracias Nee-chan! ¡Justo en el mejor momento! Anda, cúbreme, rápido. Y tú. (Mira a Sanae.) ¿Puedes ayudarnos, aunque sea un poco? Nos vendría bien algo de refuerzo, la teniente Bakudan es dura de pelar.

Sanae: Claro… ¡Lo intentaré!

??? (Nee-chan): ¿Quién es ella?

Nicole: Eso dejémoslo para más tarde. (La chica cruzó sus brazos a nivel del pecho, formando un puño con ambas manos y más tarde levantando el índice y el anular.)

(Mientras, la mujer que les estaba atacando, la cual ya se ha recuperado del destello, recoge su pistola del suelo.)

??? (Teniente Bakudan): Ya me tenéis harta… (La joven de cabellos castaños dispara sin inmutarse a la albina, provocando una herida en su rodilla.) ¿Vais a entregaros ya, niños?

??? (Nee-chan): ¡A-Auch! (Se agacha levemente y se agarra la rodilla, dolida.)

Nicole: ¡¡Maldita!! ¡¡Ni se te ocurra hacerle nada a mi hermana!! (Lanza el ataque que ha estado preparando con mucha rabia: bolas de psiquia.)

??? (Teniente Bakudan): (Las bolas la echan con fuerza hacia atrás. Casi provocan que se caiga al suelo, pero sólamente hacen que pierda el equilibrio y se agache) ¿En serio creías que unas simples bolitas iban a hacerme daño? Patético. (Sonríe levemente, y dispara otras balas, pero Nicole ha vuelto a crear su campo de fuerza). ¿Acaso sólo sabes protegerte, niña? (Se levanta.) ¡Cobarde! (Lanza una bomba hacia el campo de fuerza, haciendo que se resquebraje.)

Sanae: (Suspira.) Debo concentrarme… Puede que salga mal pero… Debo hacer algo. Si no puedo protegerme a mí misma ahora, no podré buscar a Saori... (La chica se agacha, apoyando sus manos en el suelo. Por unos segundos no ocurre nada hasta que debajo de la mujer de cabellos castaños aparece un gran torrente de agua que la levanta por los aires.)

??? (Teniente Bakudan): (En el aire, toca su reloj. Delante suya sale una pantalla y teclea en ella algunos comandos. Cuando termina de teclear, cierra la pantalla, para caer de pie en la cabeza de un robot gigante.). Sois muy pesadas, ¿eh? Os voy a tener matar directamente.

(Aparecen corriendo hacia la plaza cuatro jóvenes: una chica de pelo largo y rubio recogido en dos coletas, una joven alta de pelo largo y rojo, un chico de pelo azul oscuro y una chica de pelo castaño con mechas californianas rubias largo con una trenza a modo de diadema. Junto a la chica de pelo rubio, va una pequeña rana de aspecto cómico.)

??? (Chico): ¡Karen, Nick! ¡Sentimos la tardanza!

??? (Rubia con coletas): ¡Nos hemos tenido que enfrentar a demasiados guar-! (Ve el robot gigante que acaba de crear Bakudan) Hostia puta...

??? (Rana): ¡Un roboooooot! (Lo mira con admiración.)

??? (Castaña con mechas): Chicos, creo que no podremos contra él…(Se aleja lentamente del robot, impresionada.)

??? (Pelirroja): ¡Retirada! (Agarra a la rubia con coletas del brazo para disponerse a correr.)

??? (Rubia con coletas): (Coge a la rana antes de salir corriendo, ya que ésta seguía admirando al robot.)

(Los chicos que acaban de llegar empiezan a correr por unas calles estrechas. Nicole rápidamente disipa su campo de fuerza, ayuda a Karen a levantarse y también sale corriendo con ella y Sanae tomadas de las manos.)

??? (Teniente Bakudan): (Sentada en la cabeza del robot con las piernas cruzadas y una expresión enfadada, pero con una sonrisa sarcástica en sus labios.) ¿Ahora huís? Ja… Las huidas no están permitidas pero por esta vez… Os habéis librado de la tortura por parte de nuestra señora, niñatos. (El robot desaparece por completo y la teniente cae al suelo de pie, manteniendo aquella sonrisa en su rostro. Más tarde se gira y se va, dejando ondear su pelo al viento de la noche, no sin antes deslizar hasta el final de la calle una bomba más grande a las que había lanzado antes.) Vosotros tenéis suerte y os ganáis una muerte rápida. (Toca nuevamente su reloj, pero esta vez ella se va desmaterializando poco a poco hasta desaparecer. Justo cuando termina de desvanecerse, la bomba explota al final de la calle.) (La escena cambia para poder divisar a los chicos, los cuales han logrado escapar de la teniente. Estos se dirigen a un gran y espeso bosque, sabiendo bien la dirección a la que se encaminan. En medio de un sendero, deciden parar momentáneamente.)

??? (Chico): (Jadeando.) Ah… Por poco nos alcanza la bomba…

??? (Castaña con mechas): (También jadeando.) ¡Sí, ya decía yo que la furcia nos había dejado huir tan fácilmente!

??? (Pelirroja): Debemos tener más cuidado, Akane; tenemos suerte de haber escapado esta vez…

Karen: (Jadeando y dolorida por su herida) B-bueno, no tan fácilmente… Necesito que Yuna atienda mi herida...

Nicole: Yo te ayudo Nee-san. (Ayuda a su hermana a andar, ya que apenas puede mantenerse en pie por su herida.) Que alguien cachee a la nueva. Hay que comprobar que no es una espía. Ayaka, encárgate tú.

Sanae: Eh… (Miró al suelo algo confundida, tras ello fingió una sonrisa que dirigió a los chicos.)

??? (Rubia con coletas): Te ha arrastrado Nicole hasta aquí, ¿verdad? (Mientras hablaba la pequeña salió de su hombro y comenzó a meterse por los bolsillos de Sanae, examinándolos en busca de algún objeto sospechoso. Mientras, Ayaka empezó a palpar su ropa.)

Sanae: (Asintió tímidamente con la cabeza.) Sí.

??? (Rubia con coletas): Hmm… (Anda alrededor de Sanae, y empieza a observarla detenidamente con una cara de concentración. Su rana tiene la misma expresión.) No tienes nada sospechoso, así que probablemente no seas una espía… pero tampoco pareces una revolucionaria. Entonces, ¿por qué estabas fuera? ¿Las explosiones quizás? (Hace un gesto y todos continúan andando.)

Sanae: Acertaste. La… Teniente hizo explotar gran parte de la calle. Mi hermana nos sacó de casa a toda prisa, y entonces una bomb...

??? (Rubia con coletas): (Interrumpe a Sanae.) Bueno, todos sabemos que la Teniente Bakudan es una zorra… ¡pero bueno, tengo que presentarme! ¡Soy Ayaka, Natsuhashi Ayaka! ¡Y esta rana tan perfecta es mi compañero Wakinoshita! (La rana saluda también.) ¿Tú cómo te llamas? ¡Encantada de conocerte! (Extiende energéticamente la mano, en ademán de que se estrechen las manos.)

Sanae: (Soltó una pequeña risa debido a la graciosa actitud de la chica, sin dejar del todo su expresión preocupada, y tomó su mano estrechandola con amistad.) Sanae, Shimizu Sanae.

Ayaka: (Nada más notar la mano de Sanae, esta empieza a sacudir su brazo con fuerza.) ¡Sanae, es un nombre muy bonito! ¡Al igual que tu pelo, es precioso! ¡Ese tono de rosa me encanta!

(Wakinoshita salta al hombro de Sanae la cual se ve bastante tímida).

??? (Pelirroja): Ayaka, creo que la estás asustando…

Sanae: N-No es eso. (Miraba a la pequeña rana con una pequeña sonrisa algo forzada.)

(Finalmente, llegan a su destino; un templo de estilo sintoísta en el claro de un bosque.)

??? (Castaña con mechas): (En toda la conversación se la ha visto molesta e impaciente, pero ahora es cuando habla.) ¡Oye, tened un poco de lógica y dejad las presentaciones para dentro del templo! ¡Como nos pillen…! (Gruñe y entra al templo.)

??? (Chico): Si es que parecéis tontas… (Suspiró y se puso detrás de todas las chicas restantes, entonces las empujó para que todas entraran al templo.)

(Los chicos entraron a un templo, el cual se veía bastante normal. Sanae va a quitarse los zapatos, pero la chica pelirroja la para.)

??? (Pelirroja): No, quitatelos dentro. Se supone que aquí sólo vive la miko del templo. No podemos dejar que vean que vive más gente aquí.

(Van a la cocina del templo, y allí el chico abre un cajón y toca el fondo de este. Al hacerlo, la cocina cambia drásticamente de aspecto, ahora pareciéndose más a una sala de control. En la puerta de salida hay ahora al lado una pequeña pantalla. Sanae queda sorprendida al ver la sala, pero también algo confusa: no había visto una tecnología tan avanzada.)

??? (Chico): Las damas primero. (Sonríe y hace ademán de que las chicas pasen.)

??? (Pelirroja): Pues venga, entra ya.

??? (Castaña con mechas): ¡Cállate Noriko, no quiero ahora peleas! (Se acerca a la pantalla. Saca un silbato de su camiseta y pita suavemente. Al poco rato, la puerta se abre y la chica pasa. Inmediatamente esta se cierra.)

Ayaka: ¡¡Nos toca!! (Se dirige a la pantalla y se tapa la boca. Grita con la boca tapada, y Wakinoshita hace lo mismo. Al rato la puerta nuevamente se abre y Ayaka y su rana entran. La puerta se vuelve a cerrar.)

Noriko: (Poco después de que la chica de cabellos rubios entrara, esta se giró hacia el chico y le sacó la lengua enfadada. Tras eso, colocó su palma en la puerta, dejando salir una pequeña gema de esta que se incrustó en la pantalla, la puerta se abrió de nuevo y la pelirroja entró en ella.)

??? (Chico): (Suspira.) Por muy diferentes que sean, en estos momentos se nota que son hermanas. Igual de olvidadizas. (Se giró hacia Sanae.) Vale, hemos comprobado que no eres una espía ni nada, asi que creo que voy a confiar en ti. (Tomó de la mano a la chica y la llevó hasta una pequeña escaneadora que estaba escondida al lado de la puerta. El chico pulsó un botón y esta se mostró.) Está bien, ahora demuestra tu elemento, necesitamos registrarte para que puedas entrar. (Sanae iluminó su mano sin llegar a demostrar del todo su poder, debido a que este fue absorbido por la máquina.)

Sanae: Gracias por confiar en mi y eso… (Soltó un pequeño suspiro.)

??? (Chico): ¿Te ocurre algo? (Retiró la palma de Sanae de la máquina y puso su dedo en un pequeño sistema de reconocimiento de huella dactilar que se encontraba al lado de esta.)

Sanae: Todo esto ha pasado muy rápido… Ayer estaba tan feliz y de repente… Mi hermana tal vez esté muerta.

??? (Chico): (Al escuchar la palabra “hermana” quedó inmóvil por unos segundos, luego se decidió a hablar.) Piensa en lo bueno, si ha muerto está en un lugar mejor que este, lleno de guerras, gente sufriendo… Es horrible estar vivo si lo piensas.

Sanae: ¡No lo debería ser! (El chico quedó petrificado.) Ahora estoy sola… ¡Y ya no se qué hacer! Tengo que buscar a mi hermana...

??? (Chico): Bueno, por ahora deberías quedarte con nosotros. Ya has visto lo peligroso que es andar por ahí fuera.

Sanae: No sabes cuánto os lo agradezco... Esas chicas… Karen, Nicole, Ayaka, Noriko y la otra parecen agradables. ¡Y tu! (Soltó una pequeña risa, esta vez más real que las anteriores.)

??? (Chico): Akane. Así se llama nuestra querida borde. (Este no pudo evitar reír también.) Y bueno, yo soy Josh, Mujitsu Josh. (El pitido de la máquina indicando la finalización del escaneo cortó las risas de ambos.) Pues… Ya está, ¿Sanae, verdad?

Sanae: Así es. Hehe.~

Josh: Pues ya has visto a las demás así que entra, yo iré después de ti.

Sanae: Está bien. (La chica imitó lo que había visto en las chicas y la puerta se abrió para ella, entró con cierta timidez pero su expresión cambió a una más calmada al ver a las otras chicas tras la puerta. Después de entrar ella, Josh también pasó y la entrada desapareció.)

Josh: ¿Y bien? ¿Qué te parece nuestra bonita morada?

Sanae: Vaya… Es enorme…

Ayaka: ¡Claro! ¿Que esperabas? (Soltó una pequeña y sobrada risa.) ¡Bienvenida a nuestro templo!

Akane: (Se colocó detrás de Sanae y empujó a esta por el pasillo sin decir nada más que pequeños bufidos hasta una puerta en la cual no había nada escrito, al contrario que las demás, donde cada una tenía escrito un nombre.) Para ti. Ahora no digáis que no pienso en nada, ¡hum!

Sanae: (Un poco disgustada por la agresividad de Akane.) Eh, ¡muchas gracias! (Abre la puerta, y sólo puede ver en la habitación una cama, una mesita de noche y un armario.) Bueno, es un poco simple, pero me servirá. La decoraré con unos posters que salvé de mi casa…

Josh: Pft… (No pudo evitar echarse a reír.) Si lo primero que salvas de tu casa son tus posters, ya me puedo imaginar cómo eres.

Sanae: ¡Oye! Para mi son importantes.

Noriko: Entonces eres como yo con mis libros. (Soltó una pequeña risa.) Te ayudaré si quieres. Aki, ¿puedes ir arriba a por unas sábanas para la cama?

Ayaka: ¡Claro! (La chica se fue corriendo del lugar, y fue a por lo que su hermana le había pedido.)

Josh: Os dejo aquí, yo iré a buscar a Nick y Karen-san.

Noriko: Está bien. Hm… Aka-chan, ¿vas a dejar ese lado borde tan bonito que tienes y nos vas a ayudar?

Akane: Pft, vale. Pero que sepas que todos mis lados son bonitos, Noriko.

(La pelirroja empezó a sacar las cosas que portaba Sanae en la mochila dejando la ropa a un lado y los posters a otro. En esta también había un pequeño peluche, el móvil de Sanae y un libro en el fondo.)

Noriko: ¿Qué clase de libro es este? (La chica sacó el libro de la mochila y empezó a ojearlo.) Es… Algo viejo, ¿no?

Sanae: Eso no es mio, creo… Mi… hermana debió haberlo puesto ahí. (Se podía ver claramente como la chica intentaba contener las lágrimas al pronunciar aquellas palabras.)

Noriko: L-Lo sien-

Akane: (Ojeando los posters que Noriko había apartado.) ¿Idols? Ptf, otra como Noriko. Al menos estos no son coreanitos bailarines.

Noriko: ¡Akane!

Akane: ¿Qué?

Noriko: (Mirando a la chica con cara seria.) Ahora mismo no.

Sanae: N-No. Está bien, como dijo Josh-kun… Estará mejor allí que aquí. Solo me importa que esté feliz.

(De repente por la puerta aparece Ayaka.)

Ayaka: ¡Aquí estoy! (Se quedó callada nada más ver a las demás.) ¿Me he perdido algo? ¡Nunca me contais nada! (En sus brazos lleva varias sábanas de tonalidades pastel y colores chillones.)

Wakinoshita: (Se encuentra al lado de su dueña, con cara de enfado.) ¡¡Malas, muy malas!! Noriko: (Susurrandole a su hermana, simplemente para que Sanae no tuviese que escuchar otra vez la noticia de su hermana.) La hermana de la chica nueva probablemente esté muerta por las explosiones de esta noche.

Ayaka: (Su cara cambia a preocupación y se le caen las sábanas que llevaba.) Ah… Lo siento mucho. (Se acerca a Sanae para abrazarla, en un intento de consolarla.)

Sanae: (Al notar el abrazo de la chica la expresión de su rostro volvió a cambiar, estaba un poco más calmada aunque aún preocupada.) Gracias…

Ayaka: (Sonríe.) Bueno, elige una sábana. He traído muchos colores para que elijas el que más te guste. Y si queréis, Wakinoshita y yo podemos ayudar en algo más.

Sanae: Gracias, muy amable. Primero vamos a colgar unos póster y luego escojo una sábana, ¿vale?

(Ayaka asiente feliz, y Sanae deja el libro que tiene en sus manos en la mesita de noche. Todas las chicas y Wakinoshita ayudan a colocar los pósters y a poner las sábanas que Sanae eligió, además de colocar su ropa en el armario.)

Akane: Pues bueno, ya es hora de dormir. Sólo te quedan dos personas por ver, así que ya mañana las ves. Buenas noches. (Sale de la habitación.)

Ayaka: ¡Buenas noches Sanae! (Sale también de la habitación junto a su rana, la cual también sale.)

Noriko: Espero que duermas bien, Sanae. Y bienvenida a nuestro… pequeño grupo. (Sonríe un poco y sale de la habitación, dejando a Sanae sola.)

(Se cierra la puerta de la habitación de Sanae, y se queda un rato de pie. Luego, suspira y se deja caer en la cama.)

Sanae: (En sus pensamientos.) Y pensar que esta mañana amanecí en mi casa, con mi hermana, como otro día cualquiera, y ahora estoy con unos chicos que no conozco. Y mi hermana… (Intenta contener las lágrimas, pero poco a poco salen varias lágrimas en su rostro y llora en silencio. Ve el libro en la mesita de noche y lo coge.) Bu-bueno, al menos siempre tendré este libro para recordarla… (Lo abraza y sonríe, sin embargo, las lágrimas siguen saliendo por sus ojos.)

(Deja el libro en la mesita de noche y se acuesta junto al pequeño peluche antes mostrado, disponiéndose a dormir. Se duerme, y sueña con su hermana Saori: se veía lo mismo que ocurrió cuando la explosión las separó, pero en vez de Saori gritar porque Sanae tenía cerca una bomba, le alcanza una bala en la cabeza disparada por la Teniente Bakudan. Se levanta de la cama de golpe, en mitad de la noche. Observa el libro de la mesita de noche, queriendo ojearlo, al pensar que a lo mejor allí hay notas de Saori o cosas que ella haya escrito, ya que le gustaría tenerla presente aunque fuese de esa manera; pero se percata de que en la portada está escrita la palabra “PRIVADO”, por lo que prefiere respetar la privacidad de su hermana aunque muy probablemente esté muerta y vuelve a acurrucarse entre las sábanas para intentar volver a dormirse.)

(Por fin amanece. Sanae ha conseguido más o menos dormir, aunque no muchas horas seguidas. Al notar los rayos de sol en su cara, se tapa con la manta hasta la cabeza, molesta por la luz. De repente, entra en la habitación Akane, con mucha brusquedad y sin llamar si quiera.)

Akane: (Toca el silbato repetidas veces, creando un sonido bastante estridente.) ¡VAMOS GANDULA, ARRIBA! ¡QUE YA SON LAS SIETE DE LA MAÑANA!

Sanae: (Se revuelve entre las sábanas) Madre mía, ¿cómo os podéis despertar tan temprano? ¿Qué tipo de vida vivís…? Déjame hasta las doce… (Dice adormilada.)

Akane: ¡UNA VIDA SALUDABLE! ¿QUÉ ES ESO DE LEVANTARSE A LAS DOCE? NI QUE FUERAS UNA PRINCESA.... (Se acerca hecha una fiera hacia su cama, destapándola por completo.)

Sanae: ¿Y por qué siempre hablas gritando? Qué desagradable… (Se tapa la cara con las manos, intentando protegerse del sol.)

Akane: ¡NO HABLO GRITANDO, HABLO CON AUTORIDAD! ¡VENGA, VENGA, ES LA HORA DE DESAYUNAR! (Agarra a Sanae del brazo y se la lleva arrastrando hasta el comedor haciendo caso omiso a las quejas de la contraria.)

(Al llegar al comedor del templo, Sanae observa que están las mismas personas que conoció ayer, además de otras dos más: un chico pelirrojo y una chica con el pelo corto y morado y un traje de maid.)

Akane: Bueno, los demás ya la conocéis, pero Yuna y Daniel no, así que presentáis y punto.

(Se sienta en una silla al lado de Josh, y coge una manzana, a la cual le da un mordisco.)

Daniel: (Se levanta algo tímido de la mesa y se acerca a Sanae.) Hola, yo soy Daniel, Daniel Tyler… (Sonríe con nerviosismo y le tiende una mano a la chica, para estrecharla.) Espero que te sientas cómoda aquí.

Sanae: Muchas gracias… Mi nombre es Sanae, Shimizu Sanae. (Sonríe y le ofrece la mano a Daniel y estrechan las manos.)

Yuna: (Se levanta y le hace una reverencia a Sanae.) Bienvenida, señorita Shimizu. Yo soy

Yuna, Oyuki Yuna. Soy la maid de las hermanas Kanashimi, y bueno, la maid del grupo en general. (Se vuelve a sentar, no sin antes hacer otra reverencia.)

Sanae: A-Ah… Podrías llamarme solo Sanae, me resulta algo raro que me llamen por mi apellido… (Se sienta en la primera silla que encuentra, al lado de Karen, y puede ver en su plato un cuenco con varias frutas. Coge sin dudar una mandarina y empieza a pelarla y a comerse los gajos.)

Daniel: (Observa a Karen y ve que su rodilla está vendada.) Por cierto Karen, ¿qué tal va tu herida?

Karen: ¡Oh, está mucho mejor! Gracias a la ayuda de Yuna, que nunca viene mal. (Sonríe, mirando de reojo a su maid.)

Yuna: Aunque bueno, esta vez no he podido curarla del todo con mis poderes, Karen-sama...

Karen: No te preocupes Yuna, yo sé que siempre haces lo que puedes. (Sonríe compasiva.)

Yuna: Gracias… (Se sonroja levemente y agacha la mirada.)

Noriko: Puf, estoy reventada después de lo de ayer… Pasadme otro tazón de arroz. Nicole: Noriko, ya llevas tres, se nos van a acabar las provisiones… (La mira frunciendo el ceño.)

Ayaka: ¡Es que mi hermana es una gorda!

Wakinoshita: ¡Gorda, gorda!

Noriko: Pues bueeno... Una manzana anda. De esas si hay muchas. (Nicole le pasa una manzana y Noriko empieza a mordisquearla, poniendo los pies sobre la mesa.)

(En esos momentos, Sanae deja de prestar atención a las conversaciones que se entablan entre los demás chicos que están alrededor de la mesa. No puede dejar de pensar en lo que le había sucedido el día anterior, y sobre todo, en su hermana probablemente muerta.)

Josh: (Leyendo el periódico.) Hm, parece ser que hoy la Teniente Bakudan no vigilará las calles, sino unos soldados de los E.X. Warriors… ¿que os parece si volvemos a intentar a conseguir más provisiones? Al ser estos guardias unos principiantes, podemos tener suerte…

Nicole: ¡Me parece perfecto! Ya nos queda poquísimo arroz… (Mira a Noriko con cara de enfado.)

Noriko: ¿Qué? ¡Necesito fuerzas del ajetreado día de ayer!

Nicole: Pft… Siempre igual. (Soltó una pequeña risa.) Anda, vamos. ¿Alguien más viene?

Sanae: Ehm… ¡P-Podría ayudaros!

Josh: Perfecto. ¿Alguien más?

Karen: Si no os importa, yo me quedaré esta vez. ¡Y esta vez no hagas tonterías por favor Nicky!

Nicole: Lo se… Pft que pesada eres cuando quieres.

Karen: Eres mi hermana, tonta. Aunque no lo creas te quiero.

Nicole: Ah… Y yo, y yo… (Observa como todos los demás se estaban aguantando la risa y sonrojada decide continuar hablando.) ¡Ya vale! ¿¡Quien se viene!?

Ayaka: Yo iré pero seria mejor que fuéramos solo nosotros. Cuantos menos mejor, ¿no?

Josh: Cierto… Aunque por las mañanas no sea probable que algo ocurra nunca se sabe.

Ayaka: ¡Pero si somos los putos amos, seguro que no nos pasará nada, aunque seamos pocos!

Josh: Bueno, está bien… De todos modos sólo iremos a coger provisiones e irnos. Pues bueno, vamos a nuestras habitaciones y prepararnos.

Sanae: (Antes de que este último saliera de la sala, esa le agarró de la camiseta del pijama.) Esto… ¡Josh!

Josh: (La mira.) ¿Sí? ¿Qué quieres?

Sanae: Exactamente… ¿Qué necesito llevar? No… Suelo salir a la calle muy a menudo.

Josh: (Ríe y le da una palmadita en la cabeza.) Simplemente ropa cómoda. Preferiblemente que tenga capucha, por si nos ven y no nos puedan identificar.

Sanae: P-pero, ¿¡es que robáis la comida!?

Noriko: Pues claro, ¿acaso ves que tengamos dinero? Este templo es sólo una herencia de

Akane. Si no fuera por ella, estaríamos en la calle muertos del asco.

Sanae: Ah… Cierto. L-Lo siento, hehe… De veras, no estoy acostumbrada a estas cosas…

(Sale de la cocina y se dirige a su cuarto, avergonzada.)

(Al llegar a su cuarto, abre el armario y coge lo primero que pilla: unos pantalones pirata negros, una camiseta blanca, unos calcetines blancos y unas deportivas rosas. Se viste, pero antes de salir recuerda lo que le dijo Josh sobre las capuchas y coge una sudadera rosa del armario, la cual se pone. También se peina un poco y finalmente sale. En la puerta de su cuarto le esperan Nicole, Josh y Ayaka junto a Wakinoshita, ya vestidos con ropa deportiva. Josh lleva una mochila a sus espaldas.)

Nicole: ¿Lista? Pues venga, vámonos. No hay que perder tiempo.

Sanae: Eh, ¡sí, vamos ya!

(Todos salen del templo de la misma forma que entraron y cuando ya están fuera emprenden el camino hacia la ciudad, poniéndose sus capuchas. Conforme van caminando y buscando tiendas de comida, Sanae queda cada vez más alucinada: era la primera vez que salía de su casa tanto rato; quitando el día anterior que no fue precisamente agradable. Al cabo de un rato, Nicole los paró, y señaló a una calle donde había muchas tiendas ambulantes y gente andando por allí.)

Nicole: Mirad, hoy hay mercado. Quizás podamos conseguir allí comida de calidad… Y con suerte algo de ropa.

(Se dirigieron al mercado, pero antes de entrar en la calle se escondieron cerca de allí, detrás de un contenedor. Se taparon las narices por el olor, y Josh se puso a vigilar un poco el mercado.)

Josh: Bien, hay un puesto de pescado en el cual el dependiente está distraído hablando por intercomunicador. Si actuamos rápido podremos ganar un poco de pescado. Pero tened cuidado, merodea por aquí una de las guardias.

Nicole: Pues vamos, de esta me encargo yo. Pásame la mochila.

(Josh le da su mochila a Nicole, y esta se dirige al mercado rápida y sigilosamente. Corre hacia la pescadería y mientras ve que el dependiente no está atento a su mercancía ni ninguna persona que va a comprar, rápidamente mete en su mochila unos cuantos pescados. Luego de esto vuelve a salir corriendo.)

Josh: Vale, listo. (Pronto se da cuenta de que Ayaka ya no está con las demás.) ¿Y Ayaka?

Nicole: Ha ido a por la ropa. La ranita puede cogerla sin que la gente se de cuenta, y como Akane no está aquí… Aki es la que más sentido de la moda tiene.

Josh: Ah, vale. Entonces… Cuando vuelva vamos a los demás puestos. Al final la ranita va a servir para algo más que morderme el brazo.

Sanae: A mi me parece adorable, es tan pequeñita…

Josh: Pft, eso te parecerá al principio. ¡No para de gruñirme!

Ayaka: Eso es porque no le caes bien. (Aparece caminando con un montón de ropa en los brazos y sacándole la lengua a Josh.) Mi Waki es el mejor, tonto. (Va guardando toda la ropa doblada en la mochila.)

Wakinoshita: ¡Tonto, tonto!

Sanae: ¡¡APARTÁOS DE AHÍ, RÁPIDO!!

(Afortunadamente consiguen apartarse a tiempo y Nicole puede crear su campo de fuerza para proteger a los chicos. Pueden observar cómo varias balas de cañón chocan con el contenedor y este se destruye. El campo de fuerza se resquebraja por la fuerza del cañón. Pueden ver que la persona que lanzó esas balas de cañón fue la guardia que rondaba por el mercado,su pelo es azul y corto, con una gran trenza como flequillo en el lado izquierdo de su cara.)

Nicole: Chicos, creo que ahora lo que deberíamos hacer es... ¡Huir!

(Todos intentan salir corriendo, pero se chocan con un gran bloque de hielo que acababa de generar la chica. Comprueban que están encerrados en una gran cúpula de hielo, junto a la guardia, la cual había llamado a otros esbirros.)

??? (Guardia): El robo es un delito bastante grave en Hanebatan, el cual es castigado por la Führer.

Nicole: ¡Mierda, la hemos cagado!

Ayaka: ¿Qué hacemos ahora?

???: Pues luchar, ¿es que no es acaso lo más lógico?

Todos: ¿Eh?

(Aparece justo delante de nuestros protagonistas un joven alto, el cual también va encapuchado.)

[ENDING]


PersonajesEditar

MayoresEditar

MenoresEditar

MencionadosEditar

GaleríaEditar